El Grito de los Derechos Humanos

El Grito de los Derechos Humanos es un periódico fundado en 1991, especializado en la defensa y promoción de las potestades y garantías individuales y sociales de los mexicanos en lo económico, político y cultural. Es expresión de un compromiso con los derechos humanos adquirido por su director fundador, el periodista Fausto Fernández Ponte. Esta edición digital es realizada por Ana Velázquez de León, Andrés Amador, Carlos Chávez, Manuel Hernández, Juan Ledesma y Adriana Barbosa.

martes, octubre 17, 2006

MÉXICO, dos Programas

Marivilia Carrasco*


Los hechos ocurridos en México a partir de la elección presidencial del 2 de julio, dejan claro, hasta para los más incrédulos, que el país se encuentra frente a una disyuntiva crucial para su futuro, con dos programas políticos distintos y mutuamente excluyentes.

De un lado, la "revolución republicana", que tiene su líder en Andrés Manuel López Obrador, coherente con las leyes universales que inciden en la historia, con el potencial de catalizar todas las oleadas de inconformidad que se producen por las desigualdades globales que azotan al planeta.

Del otro, la radicalización del modelo de globalización financiera que puede culminar en una federación supranacional de América del Norte, totalmente controlada por los intereses financieros oligarcas que se empeñaron en entronar mediante el fraude electoral a Felipe Calderón en la Presidencia de la República.

La revolución que López Obrador encabeza es una verdadera y necesaria reconstrucción del Estado Nacional soberano, tal como se definió en la Convención Nacional Democrática (CND) del pasado 16 de septiembre. Por esto es útil citar un artículo publicado el 23 de septiembre, en el sitio de la Internet www.counterpunch.com, de la norteamericana Laura Carlsen, directora del Programa de las Américas del Internacional Relations Center (IRC), que vivió en México hace dos décadas:

"Las reformas institucionales han sido el apoyo de la campaña de López Obrador desde su propuesta original de un nuevo pacto social. El plan de resistencia civil aprobado en la convención clama por protestas en cada presentación pública del presidente "espurio", pero también incorpora campañas contra la privatización del petróleo y de la electricidad, así como en defensa de de los recursos naturales, el derecho a la información, el fin de los privilegios de unos cuantos, y profundas reformas en las instituciones nacionales.

"La Constitución de México sanciona el derecho del pueblo al ejercicio de la soberanía más allá de las instituciones de gobierno. El artículo 39 de la Constitución indica que alterar la forma de gobierno no es sólo un derecho inalienable, sino también una obligación cuando las instituciones no operan más de acuerdo con el interés público. El gobierno en resistencia proclama que las instituciones de la nación fueron manipuladas por medios seudo legales e ilegales, para beneficiar a una minoría muy pequeña de la población. Los pobres quedaron de lado. Y ahora quieren regresar.

Carlsen subtítulo su artículo, "Los dos presidentes de México". Para ella, "?incluso si Calderón, de milagro, fuera capaz de consolidar el poder en los próximos meses -un escenario crecientemente improbable-, un vasto movimiento pidiendo grandes reformas institucionales estará en el escenario político por largo tiempo.

Sea un gobierno paralelo, un movimiento social subterráneo, una oposición partidaria o alguna combinación de estos factores, el movimiento debilitará la presidencia y refuerza las esperanzas de una transición real e inclusiva.

Por el otro lado, el alcance de las intenciones de los grupos oligarcas se muestra en la propuesta de "profundizar la integración de América del Norte", que, en la práctica, representaría una disolución de los Estados nacionales de la región en una enorme federación controlada por Washington y Nueva York, con subsedes en Ottawa y en la Ciudad de México.

Lo que parece delirante para una persona normal es el programa de la denominada Fuerza Destacadas Independiente sobre el Futuro de América del Norte o Foro de América del Norte, integrado por potentados oligarcas del subcontinente creado el año pasado por el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) de Nueva York.

La más reciente reunión del grupo, realizada entre el 12 y 14 de septiembre, en un centro lujosísimo en Bannf, en la provincia canadiense de Alberta, contó con la participación de altos funcionarios civiles y militares, empresarios, políticos y estrategas de los tres países, incluso tres asesores del designado presidente Felipe Calderón.

El investigador Michel Chossudovsky, del www.globalresearch.ca, Center for Research on Globalization, entidad que divulgo la lista de los participantes, comento:

"La reunión se centro en la interrelación entre los sistemas de defensa de América del Norte, militarización, seguridad nacional, fronteras, emigración, producción militar y el control de los recursos energéticos de América del Norte.

"El camino tenía más que ver con una militarización motivada por la ganancia que con la "prosperidad continental". No hubo periodistas, boletines de prensa o cualquier comentario que pudiera informar a la opinión pública, un total apagón en los medios de comunicación. El programa fue cuidadosamente guardado como un secreto de Estado (?)".

Aunque por ahora no se conozcan grandes detalles, el alcance de las intenciones del Foro de América del Norte puede ser apreciado por su informe http://www.cfr.org/content/publications/attachments/NorthAmerica_TF_final.pdf", divulgado en mayo de 2005 y disponible en el sitio del CFR, que enuncia una idea del tipo de "seguridad" regional soñada por sus integrantes.

Por ejemplo, el texto afirma: ''México es también un proveedor y cliente importante de energía en Norteamérica.... Cuenta con importantes reservas de petróleo y gas, pero están relativamente subexplotadas. El desarrollo se ha visto obstruido por restricciones constitucionales a la propiedad, las cuales se deben a un comprensible deseo de que este activo estratégico se utilice en beneficio de los mexicanos''.

''Esta restricción a la inversión, aunada a la ineficiente administración del monopolio estatal, PEMEX, ha contribuido a la baja productividad.

"En consecuencia, México cuenta con una oferta cara y poco confiable de energía tanto para sus consumidores como sus industrias. Ha comenzado a atraer algo de capital extranjero mediante contratos de servicios múltiples, pero las restricciones más serias a su crecimiento futuro como proveedor de energía son las que impiden el desarrollo de sus propios recursos energéticos y la baja productividad de Pemex. En esta área se requieren reformas urgentes''.

El Foro es dirigido por el ex secretario de Estado estadounidense, George Shultz (uno de los artífices del gobierno neoconservador de George W. Bush), el ex secretario de Hacienda de México Pedro Aspe (gobierno Carlos Salinas de Gortari), y el ex premier de la provincia de Alberta, Meter Lougheed.

*Reseña Estratégica es una publicación del Movimiento de Solidaridad Iberoamericana (MSIa). Consejo editorial: Lorenzo Carrasco, Marivilia Carrasco, Nilder Costa, Geraldo Lino, Angel Palacios y Silvia Palacios. Traducciones: Yara Müller y Luis Nava. Publicación: Capax Dei Editora Ltda., Rua México, 31, s. 202, CEP 20031-144, Rio de Janeiro - Brasil, telefax 55-21-2532-4086; www.msia.org.br. Mexico: (55)-5660-78-76. maricarr@prodigy.net.mx