El Grito de los Derechos Humanos

El Grito de los Derechos Humanos es un periódico fundado en 1991, especializado en la defensa y promoción de las potestades y garantías individuales y sociales de los mexicanos en lo económico, político y cultural. Es expresión de un compromiso con los derechos humanos adquirido por su director fundador, el periodista Fausto Fernández Ponte. Esta edición digital es realizada por Ana Velázquez de León, Andrés Amador, Carlos Chávez, Manuel Hernández, Juan Ledesma y Adriana Barbosa.

martes, octubre 17, 2006

EL QUEHACER Político

Eduardo Lacroix Molina

Agradezco de antemano a los lectores que por interés o curiosidad lean este artículo. El deterioro social político que estamos viviendo y sufriendo, a los que nos interesa el cuidado y desarrollo de México.

Poco se hace para elevar el quehacer político con actitudes contundentes para profesionalizar con verdadera ética el progreso de la sociedad y de los que viven en la miseria.

Los gobiernos federal, estatal y municipal están muy desorganizados, y a pesar de la tecnología y los muchos recursos materiales y humanos son hechos de lado para continuar solapando la corrupción y continuar con el atraso social y comercial en el nuevo mundo en que vivimos.

Ya es tiempo de organizar, con información, la educación social de acuerdo a las experiencias históricas y dejar ya los experimentos para conformar una nación progresista, educada y limpia, manejando los recursos naturales que esta nación tiene para proyectarse objetivamente y lograr la emancipación como un ejemplo para el mundo.

La ambición e ignorancia han avasallado estos tiempos de sobrepoblación y locura social que contamina y destroza su entorno y futura alimentación física y moral, o mejor dicho, la ética que cada vez más se queda debajo de la suela de los zapatos.

Que bueno sería sostener en las plantas de los pies la estructura del homosapiens en una ética del desarrollo y bienestar para todos y todo el medio ambiente que entorna la nación.

Nada es fácil en la vida, pero ya basta de poner piedras en el camino que hace tropezar el progreso de una república noble y grande que debe dar ejemplo al mundo de lo que una humanidad sabe ser y hacer para el engrandecimiento espiritual o natural contenido en un territorio basto en riqueza y recursos para lograrlo.

Basta ya de gobiernos débiles que no ven el futuro de la herencia de la nueva sangre del mañana, y porque hoy debemos limpiar y cuidar con mucho celo a esta nación tan desorganizada y anarquizada.

Esta nación que debe entrar en el orden de la nobleza inteligente de los mejores profesionales mexicanos; que le den a esta patria una expresión más sabia y la seguridad social que enaltezca el porvenir de los próximos lustros.

Ya salimos de las cavernas, pero tal parece que el antropofagismo está regresando y la historia hacia la luz no debería tener obstáculos que la maldad se ha empeñado en dañar la vida de los más por la culpa de los menos.

En esta interconección cultural y ancestral, que mezcla nuestra raza de hoy, implica una mayor responsabilidad existencial social, que debería dar al mundo una expresión de la evolución del pensamiento mexicano para el progreso de la raza humana en el planeta.

Tanta estupidez, desorden y falta de capacidad mental, acaso pueda ser la herencia en el futuro de los homínidos que habitarán el territorio mexicano del mañana.

Esperemos que no porque aún tengo fe en un gobierno federal inteligente, que deje ordenada a la nación y su sociedad como un precedente para merecer y ser hombres dignos de ser mexicanos en un país limpio y próspero.